Residencia canina con o sin jaulas, os damos nuestra opinión y explicamos nuestra opción, eso sí, cualquier opción es buena siempre.

¿Qué es mejor? ¿una residencia convencional (que albergue a los perros en casetas o jaulas y los pasee convenientemente) o lo que hoy se llama una residencia sin jaulas,  en las que tienen sueltos a los animales todo el día?

No es nuestra intención generar polémica; respetamos cualquier opción, ya que nuestra prioridad es el bienestar de los perros que se hospedan en cualquier guardería canina. Es tan buena opción una residencia jaulas o sin, lo importante es conocer el porqué de cada opción.

Sencillamente, el motivo de este post no es más que explicar el porqué de nuestra opción de trabajo para atender a nuestros huéspedes.

En nuestra residencia canina optamos por que cada perro tenga su propia caseta para el descanso, y pasear a todos varias veces al día para que se relacionen y hagan ejercicio en parques convenientemente adaptados para ellos. Consideramos que es tan necesario que jueguen y corran un buen rato y durante varias veces al día, como ofrecerles un buen sitio para descansar y reponerse. En nuestro caso, las casetas son de uso individual, para que cada perro tenga una zona de descanso propio donde estar tranquilo, sin estar pendiente de compartir espacio, agua ni alimento con otros perros que no conoce, ofreciéndoles así más tranquilidad a la vez que evitamos conflictos entre animales de los que somos responsables.

En la guardería, sacamos de paseo a los perros dos o tres veces al día, dependiendo de la climatología (el calor excesivo, la lluvia…). Haga el tiempo que haga, siempre pasean sí o sí por la mañana y por la noche. Es después de ambos paseos cuando les damos la comida y les dejamos agua fresca y limpia para que puedan beber siempre que quieran. La comida está racionada proporcionalmente a las necesidades de cada animal. Tienen unos horarios fijos y sabemos qué y cuánto come cada uno, y con el descanso facilitamos que tengan una buena digestión, para velar por su salud y evitar problemas digestivos.

En nuestro caso se nos antoja casi obligatorio el motivo de elegir la opción de combinar ratos de paseo y juego con otros de descanso separados cada uno en su caseta: Hace treinta años que nos dedicamos a la educación canina, y a pesar de que entendemos que a priori es más tentador pensar que el perro será más feliz si campa todo el día a sus anchas, la experiencia nos demuestra que un individuo es feliz cuando lleva una vida organizada y ordenada, con horarios, límites, normas de convivencia… En el ámbito de la educación una de las palabras mágicas que veneramos es “estructura”, y eso es lo que les ofrecemos a nuestros huéspedes.

Vídeo de lo que es para nosotros la felicidad canina.

Por supuesto, no podemos dar consejo a la hora de que cada familia decida uno u otro tipo de establecimiento. Es una decisión particular y personal, y desde luego tiene que ser aquella en que los propietarios del perro se sientan cómodos. Queremos insistir en que no pretendemos defender nuestra opción por encima de otras, y sí explicar cuál es nuestro enfoque a la hora de cuidar a los perros cuando sus dueños no pueden hacerlo. Siempre que las desarrolle un profesional, todas las opciones funcionan y son respetables.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar